¿Cuánto cuesta mantener el contrato con Azteca?

La decisión de romper el contrato de mantenimiento de la Red Dorsal con Azteca ya está tomada. Eso es lo que informó el MTC (Ministerio de Transportes y Comunicaciones) un par de meses atrás. Lo que falta es que se decida cómo será ese rompimiento, es decir, en qué condiciones será la entrega de la  Red Dorsal al Estado.

Azteca presentó una propuesta a inicios de año, que incluía una entrega paulatina, en 11 meses, acabando en diciembre. Esta propuesta no fue aceptada por el Estado, razón por la cual se diseñó otra contra-propuesta, la cual fue remitida al operador mexicano hace más de un mes. Se entiende que están ultimando detalles para llegar a un acuerdo de ruptura.

Mientras tanto, nosotros seguimos cumpliendo con nuestras obligaciones contractuales, lo que implica cubrir el costo de mantenimiento si es que no hay suficientes usuarios privados que adquieran el servicio de transporte de datos. Se suponía que ha estas alturas el Estado ya no tenía que gastar porque Azteca tendría sus propios clientes.

Este año Azteca ha reportado gastos por unos US$4,38 millones en el primer trimestre y US$3,48 millones en el segundo periodo trimestral, sumando casi US$8,2 millones, es decir S/ 29,34 millones, los cuales son cubiertos casi por completo por el Estado peruano. ¿Cuánto es eso en tabletas? Bueno, con todo ese dinero se habrían comprado unas 58 mil, considerando un equipo con precio unitario de S/500, o unas 20 mil laptops.

Como se recordará, la Red Dorsal fue financiada por el Estado bajo una modalidad de contratación nueva para la época y para el sector: una asociación público- privada. El operador ganador del concurso, Azteca, se encarga de construirla y mantenerla. El Estado financia su construcción y el mantenimiento hasta que esta sea sostenible con ingresos privados. Incluso compartirían ganancias, de haberlas.

La obra estuvo lista desde mediados del 2016. A partir del 2017 se suponía que Azteca debía tener ingresos propios. La  Red Dorsal es un largo tendido de fibra óptica que permite transportar audios, videos, textos bajo el formato de datos ( algo así: 100100010101110). Según como ha sido diseñada, ella transporta los datos de otros operadores (las telco) de una ciudad a otra y cobra por hacerlo.

Solo en montar la obra al Estado peruano le corresponde una inversión por unos US$323 millones. Además ha estado pagando, como manda el contrato, la mayor parte del mantenimiento. Si miramos los ingresos de Azteca entre el 2017 y el 2020 tenemos que fueron por US$65,46 millones (S/ 233.3 mlls), mientras que sus gastos fueron por US$68,57 millones (S/244.43 mlls).

Azteca ha declarado que solo se utilizaba un 10% de la Red Dorsal y no superó los 30 clientes. Además, el informe del año pasado del Banco Mundial estableció que algunos clientes importantes los estaban abandonando o reduciendo el consumo porque el servicio que ofrecían era muy caro y no se podía negociar rebajas como con los competidores privados (las infografías de esta nota muestran que no se cumplió proyección de tráfico).

Con todo el dinero invertido hasta ahora en mantener la Red Dorsal, tranquilamente se habría comprado medio millar de tabletas, por dar un ejemplo tangible de productos con acceso a  Internet. El principal interesado en terminar pronto este acuerdo y lograr nuevas reglas con un nuevo operador debería de ser el Estado, porque es quien pierde – gasta por mantener algo de lo que no está sacando provecho.

Azteca sigue con sus costos cubiertos y presenta utilidades trimestrales a sus inversionistas. Ya dijeron que este negocio no camina y quieren irse – desde el 2018 – pero suponemos que no están tan apurados como nosotros en irse, porque somos nosotros (los pagos al final salen de nuestros impuestos) los que estamos gastando sin lograr beneficio inmediato en las zonas rurales donde se necesita Internet para Aprendo en Casa.

Finiquitar el contrato no implicará desembolsar más dinero. Hasta mayo del 2018 el valor pendiente de liquidación era de US$ 3,35 millones, según Osiptel. Teniendo en cuenta que desde entonces se ha seguido pagando unos US$22 millones por el mantenimiento, es de esperar que no quede dinero adicional por desembolsar.

Estemos alertas. No podemos olvidar que según el informe que acompaña la propuesta de adenda de Azteca para cierre de contrato, el Estado ha asumido el pago de US$114 millones que no estaban previstos. Es decir, se gastó de más toda esa cantidad, que se traduce en casi 800 mil tabletas, con lo que se cubriría casi un 90% de las zonas rurales prevista en el programa Aprendo en Casa (el plan es casi un millón de equipos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s