Red Dorsal: mal cálculo ha costado US$166 millones

Durante la audiencia realizada en mayo para exponer las razones del Estado para resolver, por interés público, el contrato de concesión con Azteca por el mantenimiento de la Red Dorsal, participó como Luis Fernando Castellanos Sánchez, director general de la Dirección de Programas y Proyectos de Comunicaciones del MTC. En su exposición se recordaron algunos datos sustanciales sobre el sobrecosto que esta red está generando al país.

El Estado tiene hasta el 17 de julio (60 días calendario luego de la audiencia) para emitir la resolución del contrato. También podría dar marcha atrás y no hacerlo si considera que el argumento de interés público no está lo suficientemente sólido. O invocar otra causal, como incumplimiento de contrato, si es que tuviera pruebas de, por ejemplo, falta de abono de la carta fianza o uso indebido de la red.

(Presentación del MTC)

Sea por una u otra razón, todos los expertos del sector coinciden en que la red está subutilizada, lo cual está costando demasiado dinero al país y no es sostenible el modelo actual en el tiempo. Las cifras expuestas por Castellanos fueron contundentes: solo se usa el 3,2% de la capacidad instalada y los ingresos que obtiene la red apenas cubren el 7,7% de los costos asumidos por el Estado, los cuales bordean unos US$25 millones anuales.

Los 23 clientes o usuarios de la citada red han generado una demanda, en el 2020, de 16,10 (Gbps – mes) lo cual está muy por debajo de los 241 (Gbps – mes), proyectados para el 2020 a partir del Modelo Económico Financiero de
la Concesión. Si hay un cálculo mal hecho, bajo premisas equivocadas o expectativas demasiado optimistas, es ese: se han realizado pagos por un total de US$279 millones por inversión, operación y mantenimiento entre el 2015 y el primer trimestre del 2021, lo cual es US$ 166 millones más de lo previsto.

Las imágenes pueden servir mucho mejor para entender lo qué ha sucedido. En estos dos gráficos se puede apreciar, de una sola mirada, la pérdida que está teniendo – y tendrá – el Estado. Para el 2020 se esperaba tener ingresos y ganancias. En vez de eso se tienen pagos por mantenimiento que se suman al pago de la obra en si. Como se recordará, en este proyecto el Estado realiza dos pagos: uno por mantenimiento anual de la Red y otro como la cuota de pago por lo invertido para montarla (valorado en US$228,4 millones a recuperar a lo largo de toda la concesión). Se suponía que para el 2021 solo había que pagar ese segundo monto.

A todos estos problemas se suma el hecho de que este año, en septiembre, se debe definir una nueva tarifa a cobrar a los clientes por el uso de la Red Dorsal. La mala noticia es que no se calculará a la baja, sino que podría elevarse en 900%. Esto ocasionará que se sigan perdiendo clientes y hará más difícil reducir el gasto que está asumiendo el Estado por mantenerla sin aprovecharla.

Visto en números, no existe argumento alguno para mantener el status quo. ¿Cuánto se podría estar haciendo con esos, en promedio, US$25 millones anuales para llevar realmente internet a los distritos más alejados? Es cierto que se necesita tener listas las Redes Regionales, valoradas en casi US$2 mil millones, que se enlazan a la Red Dorsal, y montada la Rednase, es decir conectadas todas las instituciones públicas, para sacarle provecho. Pero no podemos emplear otros cinco años más con un exceso en el presupuesto para esperar tener toda la red lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s