Movistar: mejores ingresos, pero balances siguen a pérdida

De acuerdo a la presentación de resultados correspondientes al segundo trimestre del 2021, Telefónica del Perú tuvo un mejor desempeño y elevó sus ingresos en los diversos segmentos de mercado en los que participa, pero aún no tiene un reporte de balance en azul, debido principalmente a efectos de sus controversias con la Sunat.

Según informaron a sus inversionistas, al cierre del segundo trimestre del 2021, reportaron ingresos por S/1.729 millones, lo cual es 16% más de lo reportado en el mismo periodo del año pasado, al inicio de la pandemia, y 5,5% más respecto al primer trimestre del 2021. En el segmento fijo – internet, telefonía fija y tv paga – el alza interanual fue de 2,1% mientras que en el móvil fue de 45,2%.

Las mejoras en el segmento móvil se han explicado tanto por mayores ingresos en el segmento pospago como en prepago, además de una fuerte recuperación en la venta de equipos. Según el reporte, Movistar incrementó en 986,6% las ventas de terminales frente al mismo periodo del año pasado, gracias a la reapertura de los locales comercial del país y la eliminación de restricciones al libre tránsito que primó durante el segundo trimestre del 2020.

Sin embargo, el resultado de la operación de la empresa reporta una caída de – S/ 230,5 millones debido a mayores gastos administrativos y el “plan de retiro voluntario” del personal. El resultado neto, incluyendo gastos por impuestos es de –S/1.170 millones. Esto se explica en buena medida por los ajustes en la provisión contable por sus controversias con la Sunat. A nivel semestral, la pérdida es de – S/ 862 millones.

Entre los logros del periodo, el operador cita que Internet para Todos, empresa creada junto con Facebook, CAF y BID Invest, cumplió dos años y ha logrado conectar a 4G a más de 2,2 millones de peruanos en zonas rurales. También destacan que redujeron en 78% su huella de carbono y dieron 21 líneas móviles ilimitadas a 21 organizaciones de impacto social.

Accesos a Internet desde el celular siguen al alza

Según el último reporte del Osiptel, el primer trimestre del año se continuó con la tendencia de incremento en el uso de los teléfonos para acceder a Internet. Al cierre del 2020 se había llegado a 25,82 millones de líneas móviles con acceso a Internet desde el celular. Para marzo del 2021 la cifra subió a 26,66 millones.

El 2020, como consecuencia de las medidas dictadas para contener la pandemia, se paralizó la mitad de la actividad económica del país y se restringió la comercialización, lo que originó una caída en la cantidad de líneas móviles activas. En el segundo trimestre del año pasado se llegó a bajar hasta 22,43 millones, pero en la segunda mitad del año se recuperaron los más de dos millones de líneas perdidas e incluso se superó en un millón la cifra registrada al cierre del 2019 (24,69 millones).

A nivel de participación de mercado, en este segmento el líder en número de teléfonos con conexiones a Internet es Claro con un 35% (9,1 millones de líneas), seguido de Movistar con 32% (8,5 millones). Entel (17%) y Bitel (16%) mantienen su nivel como retadores en tercer y cuarto lugar, respectivamente. Una participación dinámica y creciente, pero aun muy pequeña, poseen los operadores sin red (OMV), que han sumado hasta marzo 18 mil líneas en el caso de Cuy Móvil y 76 mil en el de Flash.

En el caso de las líneas móviles que acceden a Internet desde otros dispositivos (no teléfonos, sino USB o similares) también se mantuvo la tendencia creciente, llegando a un total de 410 mil, una cifra superior a todo lo registrado desde el 2014. En ese segmento el líder de mercado es Entel con el 75,38% de líneas, seguido por Claro con 9,71% y Telefónica 8,95%.

Si sumamos las líneas móviles que acceden desde el celular con las que lo hacen desde otros dispositivos tenemos un total de 27 millones de conexiones móviles a Internet, cifra superior a lo registrado al cierre del 2020 (26,1 millones) que refleja la alta demanda de servicios que ha generado la “nueva normalidad”.

Telefonía móvil: un mercado que se recupera, de a pocos

El primer trimestre del 2021, pese a que continuó la pandemia por la Covid-19, el mercado de telefonía móvil entró en un proceso de recuperación, tanto en las ventas de equipos como en recargas de saldo prepago. Tal como se pudo apreciar en los reportes financieros de los operadores que cotizan en bolsa, los ingresos mejoraron frente al año anterior y eso mejoró el nivel de ganancia.

En el caso puntual de Movistar, mantuvo su tendencia decreciente en ingresos operativos (ventas) pero logró recuperar su primer lugar de participación en número de líneas contratadas. En el tercer trimestre del 2020 Movistar había llegado a un empate técnico con Claro, pero logró desempatar para el cuatro trimestre de ese año y ha mantenido más de dos puntos porcentuales de diferencia con ellos en el primer periodo del 2020.

A nivel de total de líneas, el mercado ha mostrado una leve recuperación. El 2020 cerró en 39,36 millones de líneas, lo cual era unas 500 mil líneas menos que lo reportado en el 2019. En el 2021 se ha empezado el año con un primer trimestre al alza, llegando a un total de 40, 04 millones, superando incluso lo registrado en el 2019.

La caída del 2020 estuvo explicada por las limitaciones comerciales y la reducción de ingresos que generaron las medidas para controlar la expansión del virus. En su momento más crítico – el segundo trimestre del 2020 – se llegaron a desactivar muchas líneas que fueron reactivadas en la segunda mitad del año.

Los operadores pequeños también registraron un mejor comportamiento este verano. En la actualidad hay dos jugadores que alquilan la red de terceros – OMV – que compiten por un nicho pequeño de mercado. Se trata de Flash y Cuy Movile. En el caso del primero ha pasado de tener un 0,05% de la torta en a mediados del 2020 a un 0,35% al cierre de dicho año y 0,36% en el primer trimestre del 2021. Cuy Movile también ha crecido, pasando de 0,03% en diciembre del 2020 a 0,05% en marzo del 2021.

Telefónica no obtuvo pérdidas netas en el verano

Por primera vez en más de dos años, Telefónica no obtuvo pérdidas netas en el ejercicio trimestral, aun cuando sus ingresos continuaron descendiendo. La ganancia menos impuestos (Ebitda) sí reporta pérdida, pero la neta no.

Según los reportes enviados a la BVL Telefónica del Perú alcanzó en el primer trimestre 2021 ingresos operativos (ventas) por S/ 1639 millones, cifra que es 7,9% menor que lo reportado en similar periodo del 2020.

El segmento fijo (internet hogar, TV paga y telefonía fija) llegó a S/ 840 millones, es decir mostró un crecimiento de 3% respecto a lo registrado en el cuarto trimestre del 2020. El negocio móvil alcanzó 11,4 millones de accesos (+4,9%) frente a diciembre del 2020 y los ingresos fueron por S/ 799 millones, cifra 0.2% menor a la registrada en el mismo periodo del 2020 y un poco menor de lo alcanzado por el segmento fijo.

La venta de equipos móviles, que fue una de las más afectadas por la pandemia, mostró una recuperación y se elevó 10,6% frente al mismo periodo del año anterior. Los servicios por mayoristas también se elevaron en un 10% comparados con el primer trimestre del 2020.

El resultado de la operación fue negativo, es decir, sin considerar los impuestos, el resultado del primer trimestre reporta una pérdida (-S/81 millones) y el Ebitda es negativo (- S/152 millones), tal como se puede apreciar en el cuadro abajo incluido. Sin embargo, en el cálculo de la operación neta ya no se obtiene pérdida sino una ganancia (S/309 millones) gracias a un ingreso por impuestos de S/459,8 millones.

Según explicó el operador a los inversionistas, el resultado neto del ejercicio de este verano se vio impactado positivamente por el fallo del Tribunal Constitucional publicado en febrero del 2021 que concedió la acción de amparo solicitada por la compañía respecto al exceso de tiempo empleado en resolver las controversias por pagos de impuestos con la Sunat del 2000 y 2001.


Telefónica pierde S/ 695 millones en el 2020

Telefónica mantuvo la tendencia a la baja en ventas que arrastra desde hace varios años y cerró el 2020 con una pérdida neta de S/695 millones. Así lo establece en la presentación de sus estados financieros a los inversionistas.

Según el reporte presentado ayer, los ingresos del grupo de origen español fueron por S/6.580 millones, lo cual es 16,5% menos de los S/ 7.877 millones facturados en el 2019.

Photo by Santiago Boada on Pexels.com

La venta estuvo liderada por el segmento fijo (servicios de Internet del hogar, TV paga y telefonía fija), que registró ingresos por S/3.541 millones en el balance anual, lo cual es 14% menor a la informado en el 2019. No obstante la reducción total, hubo una ligera recuperación en ventas durante el cuarto trimestre, al concretarse una mayor reactivación de la economía.

En el cuarto trimestre Movistar obtuvo ingresos operativos (ventas) por S/1.676 millones, cifra 2,2% mayor con respecto al trimestre anterior (S/1.640 millones), pero menor de lo reportado en el mismo periodo del 2019 (S/1.877 millones). A nivel de total de líneas móviles también tuvo una recuperación y alcanzó los 10,9 millones de accesos, lo que significó un incremento de +6.2% en comparación con el tercer trimestre del 2020.

Los menores ingresos anuales se explican en parte por las limitaciones comerciales impuestas en el segundo trimestre (no se podía realizar ventas) durante la cuarentena dictada por la Covid-19 y la lenta recuperación de la actividad comercial tras la misma. Telefónica informó que hizo esfuerzos para reducir sus gastos operativos e intensificó la gestión comercial para frenar la caída en ingresos. Destacaron además que no se vieron en la necesidad de incrementar su nivel de deuda financiera bruta y se realizó una inversión de más de S/730 millones en el despliegue de infraestructura.

En el periodo analizado se creó PangeaCo, una empresa que tiene como objetivo llevar Internet de alta velocidad a 4 millones de hogares urbanos en los próximos tres años con fibra óptica. Además continuaron con la expansión de Internet móvil a través de IpT (Internet para Todos), una iniciativa en la que es aliado de Facebook, BID Invest y CAF. Hasta ahora han conectado 11 mil localidades y planean llegar a fines de este año a 30 mil.


Claro se recupera en fiestas, pero no cierra el 2020 con alza en ingresos

La recuperación del sector telecomunicaciones, y en especial de la división móvil, permitió a Claro terminar el cuatro trimestre con alzas en su número de usuarios e ingresos. Según el reporte a sus inversionistas, el cuatro trimestre registraron un alza de 8% en sus ingresos, incluida un alza del 19,5% en las líneas fijas y 3,8% en móviles. A nivel usuarios terminaron con 10,9 millones de suscriptores al sumar 396 mil en dicho periodo.

Sin embargo, este buen resultado no permitió compensar por completo la caída en ventas registrada en el segundo trimestre ni la contracción de la demanda producto de la crisis originada por la Covid-19. Según su reporte, cerraron con -2,5% en ingresos totales, pues se pasó de S/5.200 millones del 2019 a S/5.069 millones el 2020.

Las ventas de equipos fueron las que tuvieron una caída más pronunciada en el balance anual con -23,4% frente al 2019. Quien obtuvo mejores resultados fue la división de líneas fijas, dada la mayor demanda de Internet en el hogar para el teletrabajo y la educación a distancia, con 14,1% a favor.

Las ganancias menos impuestos (Ebitda) también resultaron favorables, según expusieron a los inversionistas, dada la disciplina financiera y comercial aplicada, además de la “reducción de provisiones para incobrables”. El margen Ebitda fue de 37,1%, lo cual es 7,1 puntos porcentuales superior al mismo trimestre del año anterior, detallaron.

Durante la presentación a la BMV de México, luego de informar las ganancias del grupo, la compañía ratificó su intensión de seguir creciendo en la región y no descartó nuevas adquisiciones. Asimismo se mencionó la intensión de separar la división de infraestructura (torres) del negocio de servicios, siguiendo la tendencia actual.

Entel continuó su recuperación en cuarto trimestre del 2020

La reactivación económica del país vivida en el cuarto trimestre del año contribuyo a una mejora en la demanda de servicios móviles y permitió que el operador Entel continúe con la recuperación en ingresos.

Según han declarado a sus inversionistas, los ingresos del cuarto trimestre en soles alcanzaron un crecimiento orgánico de 13% frente al mismo periodo del 2019. Si se mira el total facturado hay una disminución de 23%, pero esto se explica porque el año pasado la compañía contaba con el ingreso extra de más de US$106 millones por la venta de torres de antenas. Excluyendo esa venta, explicaron, el comportamiento del negocio es positivo.

La división de servicios móviles, detallaron, elevo sus ingresos un 9% frente al mismo periodo del 2019 gracias a un mejor desempeño del segmento pospago y aumento en las recargas en prepago. Como se recordará, en el segundo trimestre del 2020 se sintió una baja por las limitaciones comerciales y el aislamiento social exigido para controlar la pandemia, pero en el tercer se dio una recuperación que se mantuvo como tendencia en el cuarto trimestre del año. La base de clientes móviles creció 7% interanual y cerró año con 8,8 millones de líneas con un gasto por usuario (ARPU) similar al del tercer trimestre 2020.

En donde no hubo tal recuperación fue en la empresa Americatel, también propiedad del grupo chileno Entel. El reporte financiero señala que los ingresos en soles en el cuarto trimestre cayeron 26% comparados con el mismo periodo del 2019. La baja es explicada por la lenta recuperación que experimentaron las pymes al cierre de año.

En el consolidado anual del grupo la facturación final del 2020 es menor a la del 2019 en nueve puntos porcentuales. Mientras que en el 2019 se cerró con US$ 904,8 millones, al año siguiente se reportó US$ 825,9 millones. Si eliminamos los US$106 millones de la venta de torres a fines del 2019, el reporte refleja un crecimiento del negocio.

¿Se está invirtiendo en montar más antenas?

Para que las telecomunicaciones funcionen, necesitan infraestructura. Son inversiones de alto valor, pero necesarias. Por eso es que este sector ha mantenido en los últimos diez años inversiones anuales superiores a los US$1.000 millones (US$1.642 millones en el 2019). En el subsector de la telefonía móvil, el grueso del gasto está en montar torres o estaciones bases de antenas, además de licitar espectro cada vez que hay una licitación.

Photo by Stanley Ng on Pexels.com

Según las estadísticas proporcionadas por Osiptel, se ha reducido en unos dos millones la cantidad de líneas activas ( de 39,8 millones a 37,2 mlls) debido a la crisis económica de la pandemia, pero el consumo ha crecido. Así, el tráfico móvil de llamadas pospago pasó de 56 millones de minutos a 63 millones y en prepago de 24,1 mlls a 27,3 mlls de un año a otro. La cobertura de voz, empero, se mantiene en el mismo número total de centros poblados: 40.527. Eso nos lleva a suponer que no se está pudiendo invertir mucho en lograr ampliar esa base, menos con la crisis financieras y la caída en ingresos del sector (-13,7% el 2020).

Las líneas con Internet móvil se mantienen hasta setiembre del 2020 en 24,4 millones desde celulares, luego de una caída a 22,4 millones en el segundo trimestre. El tráfico total en este caso pasó de 349.330 millones de MB en setiembre del 2019 a 635.893 millones de MB en el mismo mes del 2020. Incluso en el segundo trimestre, cuando hubo menos líneas activas por la crisis, el tráfico estaba en 527.677 millones de MB, es decir, seguía su curva ascendente.

Osiptel ha publicado un reciente estudio en el cual, en base a la proyección de diversas variables, estimó que para el año 2025 se requiere que el Perú cuente con 60.771 estaciones bases de antenas a nivel nacional. Vale la pena recordar que en el 2014 se publicó otro documento de trabajo del regulador en el que se calculaba que, para el 2025 se necesitarían un total de 22.329 torres, es decir tres veces menos de lo que el tráfico actual nos muestra como necesario. Posteriormente, en el 2017, se hizo un recalculo y se estimó que en 2021 deberíamos tener 36.513 torres.

¿Hemos llegado a la meta trazada en el 2017? No. Al cierre del 2019 teníamos 24.076 torres o estaciones base y le ofrecíamos cobertura de Internet móvil a 35.754 poblados de los 90 mil existentes, logrando una penetración del servicio de alrededor del 70% de la población. El 2020 se ha ido avanzando en la conversión de torres 2G a 4G, en especial por el programa IpT (Internet para Todos) de Telefónica, Facebook, BID Invest y la CAF, que en su primer año de operaciones (a mayo del 2020) conectó a 10 mil centros poblados. Pero seguimos aun lejos de la meta trazada para este año.

“Actualmente el Perú tiene una antena 4G por cada 924 habitantes, mientras que, en países como Canadá, se tiene una antena 4G por cada 112 habitantes”

Osiptel

El estudio de Osiptel estima que entre 2020 y 2025 se deben montar 36.695 estaciones base de antenas, un numero que podría ser un poco menor si hay un mayor compartimiento de infraestructura entre operadores, como es la tendencia. Eso permitirá atender el tráfico de 971 PB (Peta Bytes) mensual estimado para el 2025, considerando un crecimiento anual en el consumo de alrededor del 15%.


Ingresos de telcos caen 13,7% entre enero y setiembre del 2020

Según un último reporte del Osiptel, entre enero y setiembre del 2020 (los tres primeros trimestres del año) los ingresos de los operadores del sector telecomunicaciones cayeron 13,7%, en buena medida por las limitaciones de comercialización de equipos y servicios ejercida durante los primeros meses de la cuarentena para contener a la covid-19.

La baja es más pronunciada en la categoría venta de equipos (- 49%), aun cuando mejoraron durante el tercer trimestre, cuando se permitió la apertura de tiendas de equipos. En dicho trimestre la contracción fue de -46,1%, lo cual es bastante mejor que el -77% registrado en el segundo trimestre (abril – junio).

Photo by Santiago Boada on Pexels.com

Si consideramos solo la colocación de nuevos servicios y el consumo mensual, en promedio de enero a setiembre se tiene una caída bastante más moderada: -2,5%. Si miramos solo los servicios móviles el regulador informó que se tiene incluso un alza de 0,6%, con un crecimiento en participación de los operadores retadores – Entel y Bitel.

La demanda de Internet ha sido creciente como consecuencia de la necesidad de trabajar y estudiar desde casa, sobre todo durante el periodo más estricto de la cuarentena (segundo trimestre). El total de conexiones fijas del país pasó de 2,4 millones en setiembre del 2019 a 2,6 millones en el mismo mes del 2020. Esto contribuyó de manera positiva en los estados financieros, sumado a un mayor volumen de líneas pospago (que incluyen acceso a Internet móvil). Pero no impidieron que el sector en su conjunto decrezca.

Movistar mantuvo su línea decreciente en ingresos registrada ya en años anteriores. Todas las líneas de negocio de Telefónica sufrieron una contracción, pero como siguió reduciendo sus gastos logró mejorar el margen de ganancias menos impuestos (ebitda) si lo comparamos con el mismo periodo del año anterior.

Claro ha logrado mejorar sus ingresos en servicios y también optimizó su ebitda, comparado con el año anterior, gracias a una reducción de costos. Uno de sus grandes logros fue superar en un trimestre la cantidad de líneas móviles activas de Movistar. No obstante ello, no logró tener una venta de equipos en positivo y su saldo total es en negativo.

Entel y Bitel también lograron mejorar su margen de ganancia, pero Bitel merece una mención especial. En el cuadro elaborado por Osiptel vemos que la operadora vietnamita es la única que elevó sus ingresos en soles en 6,9% en el periodo enero-setiembre, pasando de S/848 millones el 2019 a S/907 millones el 2020. El resto de operadores tienen valores negativos que van desde -18,3% en el caso de Movistar hasta -0,5% para DirecTv. Americatel, también propiedad de los chilenos, cae 23,2%.

Si bien el 2019 ya se venía con un escenario de contracción, sobre todo en la categoría móvil, las perspectivas de los analistas para este 2020 era más positivo antes de imaginar la llegada de covid-19. Los ingresos totales del sector el 2019 de enero a diciembre fueron por S/19.469 millones, con una Telefónica liderando y Claro pisándole los talones. La participación en ingresos de Bitel era pequeña (6,18%), porque se especializa en productos para los segmentos de población de menos ingresos y aun cuando haya mejorado este año, está lejos aún de los volúmenes manejados por los líderes.

Portabilidad móvil tiene un nuevo líder

En noviembre 390 mil líneas móviles migraron de operador, lo que significa que se mantiene el promedio de migraciones registradas en el tercer trimestre, desde que empezó la reactivación económica. Como se recordará, el cierre total de actividades de la quincena de marzo implicó caer a 265 mil, lo cual era la mitad de lo reportado en febrero y la cuarta parte de lo registrado en el momento más dinámico del 2019 (abril y mayo). En abril no hubo portabilidad y en mayo se reanudaron tímidamente.

Solo en el mes de noviembre el operador que más líneas ganó fue Claro, con un saldo a favor de 32 mil, seguido de Movistar con 6932, Cuy con 1672, Entel con -16 mil y Bitel con -27 mil. Luego de mucho tiempo, los retadores (Entel y Bitel) tienen un saldo negativo y las marcas tradicionales están ambas con balance positivo.

Hasta el 2019, el acumulado de portabilidad móvil desde agosto del 2014 mostraba a Entel como líder, seguido de Claro. Este año la situación ha variado y es Claro quien tiene un acumulado favorable mayor, sobre todo por un impulso prepago. Movistar se mantiene como el operador con mayores pérdidas acumuladas.

A veces una imagen nos muestra de forma más evidente lo que no alcanzan a describir tan gráficamente las palabras. Eso sucede con esta toma al cuadro publicado por Osiptel, en donde vemos los efectos de la evolución de la portabilidad móvil (migración de operador conservando el mismo número) en líneas pospago.

Movistar, en esta gráfica, muestra una mayor proporción de líneas perdidas que el resto de operadores: casi cuatro millones de clientes que se fueron. No solo se trata de que tienen más clientes y, por ende, las volúmenes de migración son mayores, sino de que la proporción entre pospagos ganados y perdidos es menos desproporcionada en los otros jugadores.

Situación inversa presenta Entel, un operador que lanzó su marca en el 2014 y desde entonces tiene un balance pospago positivo, tal como se aprecia en la imagen, y la ganancia de líneas ha sido mayor a la pérdida de las mismas. El otro operador retador, Bitel, tiene una situación pareja, algo que también sucede con Claro: un número similar de líneas ganadas y perdidas.

En líneas prepago la proporción de líneas ganadas versus perdidas es más pareja, pero Entel pasa a ser el que tiene un balance menos favorable, mientras que Claro lidera una mayor proporción de líneas ganadas, tal como se puede apreciar en la imagen.