Movistar: mejores ingresos, pero balances siguen a pérdida

De acuerdo a la presentación de resultados correspondientes al segundo trimestre del 2021, Telefónica del Perú tuvo un mejor desempeño y elevó sus ingresos en los diversos segmentos de mercado en los que participa, pero aún no tiene un reporte de balance en azul, debido principalmente a efectos de sus controversias con la Sunat.

Según informaron a sus inversionistas, al cierre del segundo trimestre del 2021, reportaron ingresos por S/1.729 millones, lo cual es 16% más de lo reportado en el mismo periodo del año pasado, al inicio de la pandemia, y 5,5% más respecto al primer trimestre del 2021. En el segmento fijo – internet, telefonía fija y tv paga – el alza interanual fue de 2,1% mientras que en el móvil fue de 45,2%.

Las mejoras en el segmento móvil se han explicado tanto por mayores ingresos en el segmento pospago como en prepago, además de una fuerte recuperación en la venta de equipos. Según el reporte, Movistar incrementó en 986,6% las ventas de terminales frente al mismo periodo del año pasado, gracias a la reapertura de los locales comercial del país y la eliminación de restricciones al libre tránsito que primó durante el segundo trimestre del 2020.

Sin embargo, el resultado de la operación de la empresa reporta una caída de – S/ 230,5 millones debido a mayores gastos administrativos y el “plan de retiro voluntario” del personal. El resultado neto, incluyendo gastos por impuestos es de –S/1.170 millones. Esto se explica en buena medida por los ajustes en la provisión contable por sus controversias con la Sunat. A nivel semestral, la pérdida es de – S/ 862 millones.

Entre los logros del periodo, el operador cita que Internet para Todos, empresa creada junto con Facebook, CAF y BID Invest, cumplió dos años y ha logrado conectar a 4G a más de 2,2 millones de peruanos en zonas rurales. También destacan que redujeron en 78% su huella de carbono y dieron 21 líneas móviles ilimitadas a 21 organizaciones de impacto social.

Telefónica no obtuvo pérdidas netas en el verano

Por primera vez en más de dos años, Telefónica no obtuvo pérdidas netas en el ejercicio trimestral, aun cuando sus ingresos continuaron descendiendo. La ganancia menos impuestos (Ebitda) sí reporta pérdida, pero la neta no.

Según los reportes enviados a la BVL Telefónica del Perú alcanzó en el primer trimestre 2021 ingresos operativos (ventas) por S/ 1639 millones, cifra que es 7,9% menor que lo reportado en similar periodo del 2020.

El segmento fijo (internet hogar, TV paga y telefonía fija) llegó a S/ 840 millones, es decir mostró un crecimiento de 3% respecto a lo registrado en el cuarto trimestre del 2020. El negocio móvil alcanzó 11,4 millones de accesos (+4,9%) frente a diciembre del 2020 y los ingresos fueron por S/ 799 millones, cifra 0.2% menor a la registrada en el mismo periodo del 2020 y un poco menor de lo alcanzado por el segmento fijo.

La venta de equipos móviles, que fue una de las más afectadas por la pandemia, mostró una recuperación y se elevó 10,6% frente al mismo periodo del año anterior. Los servicios por mayoristas también se elevaron en un 10% comparados con el primer trimestre del 2020.

El resultado de la operación fue negativo, es decir, sin considerar los impuestos, el resultado del primer trimestre reporta una pérdida (-S/81 millones) y el Ebitda es negativo (- S/152 millones), tal como se puede apreciar en el cuadro abajo incluido. Sin embargo, en el cálculo de la operación neta ya no se obtiene pérdida sino una ganancia (S/309 millones) gracias a un ingreso por impuestos de S/459,8 millones.

Según explicó el operador a los inversionistas, el resultado neto del ejercicio de este verano se vio impactado positivamente por el fallo del Tribunal Constitucional publicado en febrero del 2021 que concedió la acción de amparo solicitada por la compañía respecto al exceso de tiempo empleado en resolver las controversias por pagos de impuestos con la Sunat del 2000 y 2001.


Telefónica pierde S/ 695 millones en el 2020

Telefónica mantuvo la tendencia a la baja en ventas que arrastra desde hace varios años y cerró el 2020 con una pérdida neta de S/695 millones. Así lo establece en la presentación de sus estados financieros a los inversionistas.

Según el reporte presentado ayer, los ingresos del grupo de origen español fueron por S/6.580 millones, lo cual es 16,5% menos de los S/ 7.877 millones facturados en el 2019.

Photo by Santiago Boada on Pexels.com

La venta estuvo liderada por el segmento fijo (servicios de Internet del hogar, TV paga y telefonía fija), que registró ingresos por S/3.541 millones en el balance anual, lo cual es 14% menor a la informado en el 2019. No obstante la reducción total, hubo una ligera recuperación en ventas durante el cuarto trimestre, al concretarse una mayor reactivación de la economía.

En el cuarto trimestre Movistar obtuvo ingresos operativos (ventas) por S/1.676 millones, cifra 2,2% mayor con respecto al trimestre anterior (S/1.640 millones), pero menor de lo reportado en el mismo periodo del 2019 (S/1.877 millones). A nivel de total de líneas móviles también tuvo una recuperación y alcanzó los 10,9 millones de accesos, lo que significó un incremento de +6.2% en comparación con el tercer trimestre del 2020.

Los menores ingresos anuales se explican en parte por las limitaciones comerciales impuestas en el segundo trimestre (no se podía realizar ventas) durante la cuarentena dictada por la Covid-19 y la lenta recuperación de la actividad comercial tras la misma. Telefónica informó que hizo esfuerzos para reducir sus gastos operativos e intensificó la gestión comercial para frenar la caída en ingresos. Destacaron además que no se vieron en la necesidad de incrementar su nivel de deuda financiera bruta y se realizó una inversión de más de S/730 millones en el despliegue de infraestructura.

En el periodo analizado se creó PangeaCo, una empresa que tiene como objetivo llevar Internet de alta velocidad a 4 millones de hogares urbanos en los próximos tres años con fibra óptica. Además continuaron con la expansión de Internet móvil a través de IpT (Internet para Todos), una iniciativa en la que es aliado de Facebook, BID Invest y CAF. Hasta ahora han conectado 11 mil localidades y planean llegar a fines de este año a 30 mil.


¿Qué significa la venta de torres de Telefónica?

Esta semana el grupo Telefónica anunció que firmaba un acuerdo de venta de su división de torres de telecomunicaciones (30.722 emplazamientos) asignadas a Telxius con la sociedad American Tower Corporation (ATC). Se harán dos transacciones separadas e independientes para Europa y Latinoamérica, informaron, sumando un total de 7.700 millones de euros (unos US$9.400 millones).

¿Qué significa esta operación? Para entenderlo es necesario retroceder un poco en el tiempo. Telxius es la empresa que creo en el 2016 el grupo Telefónica para manejar su infraestructura de forma neutra, es decir para tener una entidad que solo se dedique a mantener fibra submarina y antenas. Telxius alquila a los operadores, empezando por el mismo Telefónica, el uso de esta infraestructura.

Photo by Miguel u00c1. Padriu00f1u00e1n on Pexels.com

La decisión de crear esta empresa parte de la tendencia – imperante en el mercado – de separar el negocio del “fierro” de la división de servicios digitales. Otros operadores en el mundo han optado también en los últimos años por separar sus negocios (el caso de Telmex) o trasladarlo a torreras independientes, ajenas al grupo, como hizo Entel.

A enero de 2021 Telxius tenían más de 30 mil estaciones bases de antenas y 100 mil kilómetros de cable submarino de fibra óptica. El 80% de sus estaciones están en España/Alemania y el 20% restante en Brasil, Perú, Chile y Argentina (7.100 torres). ¿Esas son todas las antenas que usa Telefónica? No. El operador tiene en el mundo varias decenas más de estaciones y alquila otras tantas a otros proveedores como el mismo ATC, quien se fortalece con esta venta. Su competidor en Europa, en términos de infraestructura, es Cellnex.

Desde que crearon Telxius, se fueron concretando varias ventas o traspasos de torres. A diciembre tenía 18.348 torres, incluyendo 1,157 torres adquiridas a Telefónica España, Perú y Chile. El 2020 se fueron sumando más antenas, llegando a superar las 30 mil. Entre las últimas transacciones destaca la venta de 1.909 torres de Telefónica Brasil a Telxius o 944 torres de Telefónica del Perú a Telxius Torres Perú S.A.C. En ese tiempo, el grupo español también hizo ventas a otras torreras, como por ejemplo cuando otorgó 2.029 torres de Ecuador y Colombia a Phoenix Tower International por una cantidad cercana a los 290 millones de euros. Y no está descartado que también se deshagan de la fibra de Telxius.

Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com

Los operadores se han dado cuenta de que el negocio está en el tráfico de datos, el análisis de la información que deja ese tráfico, los servicios de valor añadido o contenidos soportados en Internet, en suma, en el mundo digital. Antes tener la infraestructura te daba poder en el soporte de la red y el negocio estaba en las llamadas o los consumos por minutos. Ahora es más rentable pagar por el alquiler del “fierro” para centrarse en lo digital (y de paso tener efectivo para amortizar deudas o incrementar la caja).

Telefónica se ha orientado en ese rumbo de desligarse de la infraestructura desde hace varios años atrás y la concreción de esta venta de antenas solo suma en esa tendencia, que va más allá de si permanece operando en nuestra región. Esa, si se diera, sería otra venta.

 

Ingresos de Telefónica continúan con una curva anual descendente

En el tercer trimestre del 2019, según informó Telefónica del Perú a sus inversionistas, se alcanzó una facturación de S/1.640 millones, lo cual es 19% menos de lo reportado en el mismo periodo del 2019 (S/ 2.031 millones).

En el acumulado de enero a setiembre los ingresos fueron por S/4.904 millones, cifra inferior a los S/ 5.999 millones reportados en el mismo periodo del 2019.

La compañía no ha logrado aun revertir los resultados negativos presentados en los reportes de años anteriores y continúa en rojo, aun cuando se han optimizado procesos y reducido los millones perdidos en cada periodo. En el tercer trimestre del 2020 la pérdida neta fue de S/168 millones y en el acumulado enero-setiembre fue de S/500 millones.

La lenta reactivación de la economía posterior al aislamiento social originado por la pandemia ya ha generado algunos progresos y recuperación en el mercado de recargas en el segmento pre-pago, informaron.

En fijos – telefonía, banda ancha y TV – los ingresos del tercer trimestre fueron por S/ 690 millones, 13% menos que en el mismo periodo del 2019, mientras que en el caso de los móviles fueron por S/ 798 millones, lo cual es 14,8% menos que lo generado entre julio y setiembre del año pasado. Los ingresos por venta de equipos cayeron 26,4%.

Como aporte a la comunidad informaron que junto al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) se conectó a Internet sin costo a 48 centros de salud en Cajamarca y Ayacucho. Además, durante la pandemia conectaron más de 900 comunidades rurales a la red 4G a través Internet Para Todos (IPT), proyecto conjunto con Facebook, BID Invest y CAF.

En el segmento corporativo también se ha sentido el golpe del Covid-19. La división de Datos y Tecnología de la Información reportó ingresos por S/76,9 millones, lo cual es 60% menos de lo registrado en el tercer trimestre del 2019. La explicación recae en la paralización de proyectos debido a la pandemia, resaltaron.

Pandemia pasa factura a las telco líderes del mercado

Los dos primeros operadores en compartir sus resultados financieros a los inversionistas son Claro y Telefónica. Ambos pertenecen al grupo que denominaremos “tradicionales”, por ser los que operaban en el país antes del 2014 y aun poseen la mayor participación de mercado. Los “retadores” son Entel y Bitel, que ingresaron en dicha fecha, generando un nuevo entorno competitivo. Este año, tanto tradicionales como retadores, han sentido el golpe de esta pandemia.

Desde que lanzaron sus ofertas en el 2014, los retadores generaron una nueva realidad, tomando la palabra de moda. Poco a poco fueron ganando clientes de los operadores antiguos, afectando sus ingresos. El más golpeado ha sido Telefónica, que mantiene la corona, pero viene en una caída sostenida de clientes y de ingresos.

(Fuente: Osiptel)

El primer trimestre de este año fue muy parecido en cuanto a tendencias. Los retadores seguían avanzando, mientras Telefónica mantenía una situación complicada que le genera retos intensos. En la segunda quincena de marzo, empero, se inició el aislamiento social que incluyó el congelamiento de ventas y del cobros a morosos. Pese a ello, ni Entel ni Claro reportaron pérdidas trimestrales, gracias a que habían tenido un sólido enero y febrero.

En el siguiente cuadro, elaborado con data proporcionada a los inversionistas por los operadores, se observa que Telefónica es el único que tiene pérdidas en el periodo, tanto si se consideran los impuestos o no. Valga recordar que las ganancias se pueden medir sin restar los impuestos del periodo. Eso se conoce como Ebitda. O restando a las ventas los gastos operativos y todos los tributos o similares pagados, a lo que se conoce como ganancia neta.

operadorIngresos del primer trimestre del 2019Ganancia o pérdida del periodoIngresos del primer trimestre del 2020Ganancia o pérdida del periodo
Telefónica1.962– 51,8 (neta) -37,9(Ebitda)1.773-144,3 (neta) -165,8 (Ebitda)
Claro1.264352 (Ebitda)1.294400 (Ebitda)
Entel                    680
(US$ 192,5)
31 (Ebitda)748
(US$ 211,8)
138 (Ebitda)
(En millones de soles)

Hay momentos en los que una empresa está “sana” operativamente pero tiene pérdidas porque, por ejemplo, perdió un juicio con la Sunat y le cobraron los impuestos más los intereses. Por eso se mira el Ebitda para ver si es saludable o no más allá del contexto coyuntural tributario. En el caso de Telefónica, al menos en los últimos reportes, tiene pérdidas con o sin impuestos, lo que les genera el reto de luchar por revertir esa situación.

El efecto real de la pandemia en el mercado se está registrando con mayor detalle en el segundo trimestre. A lo largo del mismo se fueron relajando algunas de las estrictas medidas de aislamiento iniciales, sin embargo eso no mejoró de forma automática el poder adquisitivo de la población y los resultados son palpables hoy en los reportes financieros.

La prueba más evidente del golpe para todos es que Claro reportó una sustancial caída en los ingresos, pese a que venía en un ritmo de recuperación antes de la pandemia. Al existir más necesidad de conectividad en las empresas y colegios para trabajar a distancia, se elevó el consumo de Internet fijo, lo cual permitió cierto dinamismo, pero la caída de clientes prepago en el móvil fue mucho más fuerte y no logró equilibrar la balanza.

Participación de mercado pre-pandemia (I-2020, Osiptel)

Claro y Movistar han perdido un millón de clientes (por lo menos) cada uno. Sobretodo en los planes pre-pago. Entel también ha perdido un tercio de millón de ese tipo de clientes. Y no son personas que migran a otra marca, suelen ser usuarios que dejaron de percibir ingresos y no tienen pensado reprogramar su deuda. O tenían dos líneas y dan de baja una, para ahorrar un poco.

Claro, al cierre del primer trimestre del 2020 declaró tener 11,5 millones de clientes. A nivel mercado, entre todos los operadores móviles, se tenían 39,13 millones de líneas debido a una tendencia decreciente leve. Para el segundo trimestre Claro reportó  10,3 millones, es decir 1,2 millones de líneas perdidas. Eso implicó una reducción de 17,7% en los ingresos frente al mismo trimestre del 2019. Se pasó de S/1.262 millones en dicho periodo del año pasado a S/1.038 millones en el 2020.

En Movistar el golpe es más pronunciado. Reportaron contar con 10 millones de accesos móviles, lo cual es -12,1% en comparación al primer trimestre del 2020 (11,3 millones de líneas) y -23,2% respecto al segundo trimestre del 2019. De sus líneas activas hoy, 5,4 millones son prepago, lo que implica una pérdida de 34,2% frente al mismo periodo del año pasado. En pospago tenemos una caída de 4% en el periodo analizado.

AñoTelefónica:
Ingresos (en millones de soles)
Telefónica:
Ganancia o (-) pérdida neta
20197.877-1.137
20188.096-410
20178.436-237
20169.221911

A nivel ingresos esto significó para el grupo de origen español una baja de 25,7% comparado con el segundo trimestre del 2019 y específicamente en la división móvil se habla de una caída de ingresos de 38,3%. Tal como ocurrió con Claro, a nivel Internet fijo para empresas sí hubo repunte de demanda, pero fue insuficiente para frenar el impacto del bajón móvil.

¿Habrá perdido el liderazgo en líneas móviles frente a Claro? Eso no se podrá saber a ciencia cierta hasta que el regulador tabule los reportes del segundo trimestre, verificando líneas activas de todos los jugadores. En todo caso, es evidente que este nuevo bajón podría ponerlos muy cerca al uno del otro.

En el caso de Entel, según su reporte a los inversionistas, la caída en ingresos es del 20% en dólares, pasando de US$ 200,8 millones en el segundo trimestre del 2019 a US$159 millones en el actual. La pérdida en líneas móviles activas, según informan, fue de unas 340 mil: pasaron de 8,34 millones en el primer trimestre del 2020 a casi 8 millones en el periodo de abril-junio 2020.

Valga notar que si comparamos el número de líneas de Entel con el segundo trimestre del 2019 hubo un alza del 1%, esto porque se trata de una empresa que a lo largo del 2019 mantuvo un ritmo creciente de clientes, lo cual se ha visto frenado directamente por la cuarentena y las restricciones a la venta vividas hasta mediados de mayo.

Aquí incluimos la comparación de resultados del segundo trimestre (en millones de soles) para que ustedes puedan sacar sus propias interpretaciones. Lo que resulta evidente es que todo el mercado ha sentido el impacto de la pandemia y, aun sin considerar los reportes de Bitel, ya hay más de 2,5 millones de líneas menos en actividad.

operadorIngresos II trimestre del 2019Ganancia o pérdida del II trimestre del 2019Ingresos II trimestre del 2020Ganancia o pérdida del II trimestre del 2020
Telefónica2.004– 613  (neta)
– 5,7 (Ebitda)
1.490– 187,7 (neta)
– 192 (Ebitda)
Claro1.262 353 (Ebitda)1.038 391 (Ebitda)
Entel70960,7 (Ebitda)56388,6 (Ebitda)

El efecto Covid-19 en Telefónica

El título de este post es ambicioso, y no creo que en unas líneas se pueda abarcar a fondo, pero podemos dar unas primeras pinceladas. La situación financiera de Telefónica ya era complicada antes de la pandemia – como se explica en el texto previo – por lo que era casi imposible pretender que lograran quedar en azul con la caída en recaudación y las limitaciones para concretar ventas de nuevas líneas móviles.

Como era de esperar, el reporte a la BVL del segundo trimestre del 2020 mantiene la curva descendiente en ingresos. Se alcanzaron S/ 1.490 millones, lo cual es un 25,7% menos de lo registrado en el mismo periodo del 2019 (S/ 2.004 millones). Si miramos el acumulado semestral también hay una baja en los ingresos, pasando de S/3.967 millones entre enero y junio del 2019 a los S/3.263 millones en el mismo periodo del 2020.

Hablamos de S/500 millones menos en ventas, no es poca cosa, pero se compensa con una reducción en algunos gastos administrativos. Por eso tienen una pérdida neta de S/187 millones en el trimestre y S/ 332 millones en el semestre.

La pérdida sin considerar impuestos, conocida como Ebitda, es de S/192 millones en el segundo trimestre y S/357 millones en el semestre. Esto demuestra que existen problemas porque los ingresos no alcanzas para cubrir los gastos independientemente de cuantos impuestos se les hayan pagado al Estado.

Los golpes se sienten más en algunas divisiones del mercado. Si bien la mayor parte de los ingresos de la compañía se ven que están en los servicios fijos (telefonía e Internet) la división móvil es muy fuerte y su caída en consumo forzada por la crisis Covid-19 impacta a todo el negocio.

Según el reporte a los inversionistas, los ingresos de Telefónica en móviles cayeron un 38,3% frente al mismo periodo del año pasado, logrando S/ 599 millones. Las restricciones para las ventas de nuevas líneas y el impedimento de portabilidad durante el inicio de la pandemia, afirman, generó este efecto negativo. El operador mantiene el liderazgo, pero solo son 10 millones de accesos móviles, lo cual es -12,1% en comparación al primer trimestre del 2020 y -23,2% respecto al segundo trimestre del 2019.

En el segmento fijo la marca Movistar tuvo un mejor desempeño, pero también se vio afectado por el menor dinamismo comercial que generó la pandemia y las medidas de aislamiento. Los ingresos fueron por S/ 686 millones en el segundo trimestre del 2020, 11,5% menos respecto al simil del año pasado. La caída no fue tan dura porque se compensó en parte con el crecimiento de los negocios de las grandes empresas.

Valga mencionar que el tráfico en el segmento residencial urbana se elevó un 40% en promedio dada la necesidad de trabajar y estudiar en casa, lo que implicó reacción en potenciar redes móviles y fijas. Esto no significó más ingresos para las empresas, pues se generó un alto nivel de morosidad que llevó al final a un alto de refinanciamiento de recibos.

Como recordarán, la crisis impidió la venta o portabilidad de chips para clientes finales al inicio, pero impulsó la demanda de soluciones para tele-trabajo, tele-educación y soporte a las grandes empresas que seguían funcionando con la premisa de transformarse digitalmente. Ellas crecieron un 11% sus consumos. En minería, destacaron, el 95% de las ventas fueron de soluciones digitales.

También destacan como positivo el trabajo de Internet Para Todos (IPT), iniciativa que lleva señal 4G a las zonas rurales de la mano de la CAF y el BID. Se han conectado ya 685 localidades de Puno y esperan cerrar el año con 850. Este hecho ha permitido que en esos pueblos se pueda acceder al portal educativo del Minedu, dado que los colegios están cerrados.

“En 12 meses Internet Para Todos ha conectado a 1,6 millones de peruanos en 10 mil comunidades rurales”, destacan al tiempo de recordar que la meta es llegar a cerrar el 2020 con 2,3 millones de peruanos de zonas rurales conectados.


Telefónica: un camino que sigue siendo complicado

Telefónica del Perú presentó este mes ante la Bolsa de Valores de Lima su memoria anual del 2019 y sus estados financieros debidamente auditados. Es un procedimiento de rutina, dentro de los plazos previstos, con resultados que ya se habían compartido en marzo. Sin embargo resulta interesante revisar el documento y destacar lo positivo y lo negativo que afrontó el grupo el año pasado.

(Portada de la Memoria 2019)

En el documento están los balances de ingresos y gastos, la valoración de cómo le fue en el competitivo negocio móvil, los planes de digitalización del negocio y las acciones realizadas para el buen gobierno. Además se tiene un resumen sobre la situación en la que se encuentran los diferentes procesos legales que enfrenta la empresa con la Sunat.

Al igual que en la memoria del 2018, se establece un estimado del valor por el cual tienen demandas en curso. Al ser procesos judiciales no terminados, no hay seguridad de si serán resueltos favorablemente o no para la empresa. Ellos consideran que solo hay posibilidad de perder una mínima parte de los mismos y establecen un monto que consideran sí deberán pagar.

(Memoria 2019, pag. 9)

En la pag. 104 de la memoria señala que “el importe total demandado/pretendido de los procedimientos y procesos, sin calificar su
razonabilidad ni estimar su probabilidad de ocurrencia, en aproximadamente S/11.128.835.000 respecto de los cuales la Compañía ha realizado provisiones por S/2.847.744.000 actualizado al 31 de diciembre de
2019″.

Si lo convertimos a dólares, estamos hablando de que, en el peor de los casos, la empresa tendría que pagar al Estado más de US$3.100 millones. Esto es bastante más de lo que pagó para ganar la concesión cuando vino al país (US$2.000 millones). Es muy poco probable que esto suceda así de dramático, pero está dentro de las previsiones en el escenario más desfavorable posible.

“En opinión de la administración del Telefónica del Perú y de sus asesores legales, existen razonablemente argumentos jurídicos para estimar que la mayoría de los procesos y procedimientos podrían resolverse en términos favorables para la compañía por lo que el resultado individual de los mismos no debería tener un impacto significativo o material en el negocio o en los resultados de la operación de la compañía”, precisan.

Para Telefónica lo probable es que deban pagar S/2.847.744.000 lo cual es traducido a dólares en al menos US$800 millones. Dichos montos, valga aclarar, no son solo los impuestos no cancelados en los dos años de litigio, sino los intereses acumulados por las casi dos décadas que está durando resolverlos.

(Memoria 2019, pag 16)

Además de los procesos con la Sunat, Telefónica tiene otras demandas legales por temas civiles, penales, administrativas, laborales u otros que al cierre del 2019 tienen un importe pretendido de S/ 2.777 millones (US$780 millones al menos). Sus abogados, señala la memoria, consideran que existen argumentos jurídicos razonables a su favor y por tanto la previsión de pago es del 9,8% del monto pretendido, es decir S/272.635.000 ( US$77 millones).

Estas cifras complican la situación local del operador de raíces españolas. Si bien son procesos en curso que no se sabe a ciencia cierta cómo o cuándo terminarán y es imposible establecer el monto exacto que finalmente deban pagar, al momento de planear sus negocios, gastos e inversiones, siempre tienen que tener presente estos contingentes, solo por si acaso se resolvieran en el transcurso de este año.

(Memoria 2019, pag 26)

El 2019 no fue como sus accionistas hubieran esperado. Y en el 2020, con todo el contexto de la pandemia y la caída del PBI, tampoco está dentro de lo deseable. Los ingresos totales del 2019 fueron por S/7.877 millones, cifra menor a los S/ 8.096 reportados el 2018. Como es lógico en dichas circunstancias, las inversiones también fueron menores: se pasó de S/1.346 millones el 2018 a S/ 1.129 en el 2019.

El grupo señala estar en un proceso de transformación digital, a lo cual se suma el proceso de restructuración anunciado por la matriz. De hecho Telefónica en nuestra región está pasando a formar parte de Telefónica Hispanoamérica, que agrupa a todas las filiales del continente, excepto Brasil.

La compañía no ha descartado ninguna salida, eso quiere decir que también existe, entre otras, la opción de la venta de una o parte de las acciones y filiales latinoamericanas. Dentro de esa gama de posibilidades, los litigios locales serían los puntos en contra, lo menos atractivo. Los puntos a favor son el liderazgo (mayor participación de mercado) que aun mantiene en todos los mercados en los que participa.

AñoIngresos (en millones de soles)Ganancia o (-) pérdida neta
20197.877-1.137
20188.096-410
20178.436-237
20169.221911
20159.571-498
20149.308962
(Cifras tomadas de la BVL)